Laboratorios de pruebas de Braun

Laboratorios de pruebas de Braun

Innovación de Braun.
Laboratorios de pruebas de Braun
Entre bastidores en Shaving Boot Camp

IEn un vistazo excepcional entre bastidores a los laboratorios de pruebas de Braun, no hay duda de que algunos de los productos de aseo y de afeitado más innovadores del mundo se están sometiendo a un régimen riguroso creado para dejar solo los diseños que sean más eficaces y que estén mejor preparados para realizar su función.

Al entrar en el brillante corazón de la sede central de Braun, arquitectónicamente inmaculada, de líneas sencillas y cristal, nos vemos a punto de tener acceso completo a sus salas de reconocimiento.

Es aquí, resguardada detrás de un espejo de dos caras, donde Evelyn Zechel recopila parte de su información más valiosa. Los hombres vienen a realizar sus rutinas de afeitado en cuartos de baño limpios y equipados de forma impoluta. Los voluntarios van de adolescentes que aprenden el arte del afeitado por primera vez a hombres de negocios muy arreglados. Mientras ellos se afeitan y desnudan sus caras, sus observadores miran de cerca sin ser vistos.

Trabajo arduo

“En Braun, prometemos que nuestras afeitadoras durarán siete años como mínimo”, explica el jefe de ensayos, Wolfang Richter. “Necesitamos estar totalmente seguros de que nuestra promesa es cierta, así que tenemos que simular un afeitado de cinco minutos al día durante siete años”.

La instalación tiene la capacidad de maniobrar 250 herramientas de afeitado simultáneamente. La actividad y la suave vibración de las afeitadoras se invierten de manera equivalente en un arduo trabajo de belleza. Los datos resultantes aumentan las horas de afeitado masculino y femenino y el tiempo de aseo para completar la promesa del producto Braun.

Allá donde mires en el laboratorio, brazos robóticos deslizan afeitadoras y depiladoras de Braun por “cepillos” de nailon parecidos a barbas de diversa longitud, cortándolas con cada pasada. Estas simulaciones de barbas están hechas de fibras de nailon en lugar de pelo humano; sus fibras están diseñadas para tener el mismo grosor y resistencia que el pelo humano facial: “es lo más parecido a un afeitado real sin usar humanos reales”, explica Richter.

El factor humano
Un segundo laboratorio cuenta con una cámara “climática”. Del mismo modo en que los museos y las galerías de arte regulan la humedad y el control de temperatura para proteger y preservar sus valiosas obras de arte, Braun quiere asegurarse de que sus productos funcionen bien en todos los cuartos de baño y en todos los climas. “Algunas personas se afeitan justo después de darse una ducha, así que el aire del baño está muy caliente y húmedo”, explica Richter. La cámara climática permite a los controladores de calidad evaluar el funcionamiento del producto en todo tipo de condiciones y temperaturas.
Puesta en práctica de la teoría

Un lote de depiladoras se sumerge en el agua. “Bañar” los productos repetidamente garantiza que sean adecuados para usarse en la bañera. “Para nosotros es muy importante saber que nuestros productos soportarán el uso frecuente y exigente de los consumidores”, explica Richter. “Si eso significa sumergirlos en la bañera, entonces eso es otra cosa para la que necesitan estar preparados”.

Una “prueba de caída” ve cómo las afeitadoras caen al suelo desde una altura muy por encima de la altura de la barbilla de la mayoría de los hombres. “Aunque nuestros clientes sean muy cuidadosos, siempre existe el riesgo de que se les caiga la afeitadora cuando la están usando", dice Wolfgang. “Necesitamos estar seguros de que son lo suficientemente robustas, incluso para un suelo de piedra de un cuarto de baño”.

Estar a la altura de la publicidad

En un laboratorio de afeitado minimalista y elegante, los especialistas en desarrollo e investigación Heike Smetana y Johann Handt trabajan en pruebas con humanos. Cámaras, ordenadores y láseres muy sofisticados les permiten observar de cerca cómo actúan las afeitadoras Braun. Están tan cerca que, de hecho, pueden medir y contar los pelos faciales individuales. A estos conejillos de indias humanos a menudo se les pide que se afeiten un lado de la cara con un producto Braun, y el otro lado de la cara con un producto de un fabricante rival. Se pide a laboratorios de pruebas externos que lleven a cabo sus propias pruebas y que se aseguren de que los resultados son imparciales. “Afirmamos que la afeitadora Series 9 es la más eficiente y suave”, dice Heike. Para defender esta afirmación tan atrevida, “analizamos el pelo y la piel de nuestros voluntarios a nivel microscópico. Tenemos que garantizar que esta afirmación está a la altura de su reputación”.

“Nos esforzamos por conseguir un diseño de producto perfecto, así que nada se deja a su suerte. Nuestras pruebas son muy precisas”.

Mientras dejamos las salas de análisis no nos cabe ninguna duda de que es correcto.